EXPANDIENDO LA CONSCIENCIA


EXPANDIENDO LA CONSCIENCIA


TU MENTE NO TE LLEVARÁ JAMÁS A LA VERDAD DE QUIEN ERES, DEJA QUE LA LUZ DE TU CORAZÓN TE MUESTRE AL SER Y REGRESA AL HOGAR, SERÁS LIBRE


miércoles, 21 de mayo de 2014

LOS CUENCOS TIBETANOS Y BENEFICIOS DE SU FRECUENCIA (ENERGÍA, VIBRACIÓN Y SONIDO, TÉCNICAS TERAPÉUTICAS Y CÓMO HACEN LEVITAR GOTAS DE AGUA)



ENERGÍA - VIBRACIÓN - SONIDO:
CUENCOS TIBETANOS

por Mónica Loyola y Gustavo Sztryk Bibliografía consultada: - "El libro de la Terapia de Sonido" Olivea Dewhurst - Maddock - "Apuntes del Curso de Terapeuta de Sonido" dictado por Albert Rabenstein



El Universo está compuesto por átomos. Lo más maravilloso e increíble del átomo es el hecho de que algo tan sólido y aparentemente estático como una roca esté íntegramente formado por partículas en contínua vibración.

Según como se combinen entre si producirán distintos tipos de energía vibrante, que se organizan en ritmos y ciclos.

Estamos inmersos en un mundo de energías que se manifiestan ante nosotros de diferentes modos. Esa energía emite diferentes vibraciones.

Nuestros receptores pueden decodificar algunas en colores, sonidos, gustos, calor, frió, aromas…. Y hay otras que nos atraviesan de todas formas, influyéndonos.

La naturaleza tiende a vibrar en armonía (o a buscarla si es que por alguna circunstancia se perdió) desde sus conformaciones mas pequeñas e invisibles a nuestros ojos, hasta lo mas grande, como el sistema cósmico e interplanetario, también invisible a nuestros ojos, a simple vista, por lo inconmensurable.

Desde tiempos remotos, el hombre trato de explicar este orden armónico del universo. Observo cómo todo se da en ritmos y ciclos, que se repiten en un orden consecutivo y dinámico. Ciclos que involucran el funcionamiento de cada partícula del cosmos.

En el ser humano observamos el ritmo cardiaco, el de la respiración, el digestivo, el del sueño y vigilia. O mas amplio, las etapas de nacimiento, crecimiento, madurez, vejez, muerte.

Las divisiones que el hombre le dio al tiempo, desde segundo, minuto, hora, dia, semana, mes, año, siglo. Las estaciones del año, etc…

Observó cómo en la Naturaleza , en el crecimiento de las plantas, en el movimiento de los astros, se daban estos ciclos y les llamo de "Proporción áurea".

Llego a la conclusión de que somos todos similares, aunque también somos individuos. Somos proporcionados en nuestras medidas y formas. Que esa relación armónica tiene que ver con nuestra vida.

Luego, desde cada disciplina sistemática se dio una explicación y comprobación de ella. En Matemáticas, Fibonacci, explico el crecimiento en la naturaleza en relación armónica a través de la siguiente secuencia numérica 1-1-3-5-8-13-21-…. (cada numero de la serie es la suma de los dos anteriores).
Desde la Geometría se lo explico con el Rectángulo mágico, desde donde nace la forma perfecta de la elipse.

En Arquitectura, los griegos construyeron todos sus edificios y monumentos tomando en cuenta estas proporciones, ya que basaban su filosofía en la armonía del hombre con todo su entorno.

Pitágoras creo la escala musical teniendo en cuenta esta proporción aurea por lo que se explica cómo es que el sonido y el fenómeno musical influyen en el hombre y son ampliamente terapéuticos.


El sonido es una parte integral de nuestras vidas. Desde antes de nacer el ser humano ya esta rodeado de sonido: los latidos cardiacos de la madre, los de su respiración, y una primera experiencia amortiguada del mundo exterior.

Vivimos en un mundo de sonidos. Sonidos que se oyen y otros que no. Sonidos musicales y caóticos. Sonidos familiares y extraños. Sonidos agradables y sonidos inquietantes. Sonidos que destrozan y sonidos que curan.

El sonido se genera como un movimiento vibratorio de partículas y de objetos. Las vibraciones que producen el sonido, representan una energía que se encuentra en toda la naturaleza, no solo en nosotros y en nuestro mundo, sino mucho más allá, en las regiones de los satélites, las estrellas y el universo.

A escala cósmica, el sonido es una fuerza universal e invisible, capaz de producir cambios profundos a muchos niveles (físico, emocional, espiritual)

Si tomamos al cuerpo humano desde cada célula, tejido, órgano, hueso y la cantidad de líquido que lo conforma, y si sabemos que todo ello es vibración constante … cuando todo vibra en armonía podemos compararlo musicalmente con una sinfonía. Algo que suena agradable.

Que esta compuesto por estructuras distintas, con tempos distintos… pero que son parte de un todo.

Pero este estado de armonía no es estático, sino totalmente dinámico e influenciable por el mundo interno (emociones, pensamientos, salud física) y externo (las vibraciones del resto de lo que lo rodea).

El sonido de los Cuencos Tibetanos está en concordancia con la Proporción áurea. Están afinados según la escala Pitagórica.

El sonido de los Cuencos Tibetanos y sus armónicos sirven para equilibrar los planos físico, mental y emocional.

Sus sonidos son puros, intensos y guardan un misterio particular capaz de transportar, a quien los escucha, a una experiencia difícil de explicar con palabras. Una experiencia para transitar y disfrutar con todo el cuerpo. Actúan despejando la mente, destrabando bloqueos emocionales.

Facilita, a la persona que los vivencia, encontrar un estado de relajación profunda. Poder desprenderse durante ese momento de los problemas cotidianos y con ayuda de ejercicios de respiración y con el sonido de los cuencos, tener la oportunidad de conectarse consigo.

Es comparable a "hacer silencio" en cuanto a que éste sería un silencio de lo cotidiano para escuchar los propios sonidos y sensaciones.
 

"Dejar un espacio para que estos puedan aparecer"

Además del BAÑO SONORO (escucha de los sonidos de los Cuencos), hay otra modalidad terapéutica en el empleo de los cuencos, es el MASAJE SONORO o masaje vibracional. Es una técnica de armonización natural que actúa sobre los planos físico, emocional, mental y espiritual.

Los tonos de los cuencos crean un balance energético y sincronizan los hemisferios cerebrales, produciendo un centramiento.

Los sonidos y vibraciones tienen la propiedad de modificar las ondas cerebrales favoreciendo los estados de relajación y meditación.

El sonido nos afecta por el principio de resonancia, por el que una vibración más intensa y armónica, contagia a otra más débil o disarmónica.

El masaje sonoro implica hacer sonar el cuenco muy cerca del cuerpo, o bien apoyarlo sobre este, para que llegue tanto el sonido como la vibración.


El sonido de los cuencos y la Música ayudan en
  • Rápido logro de una relajación profunda
  • Suave masaje y armonización celular
  • Alivio del estrés y la ansiedad.
  • Mejora de la concentración.
  • Mejora de la creatividad.
  • Mejora de la visión (física, mental y espiritual).
  • Equilibrio de los hemisferios cerebrales.
  • Restablecimiento del equilibrio del sistema endocrino mediante la vibración de la hipófisis o pituitaria.
  • Fortalecimiento del sistema inmunitario.
  • Alivio de la sinusitis y los dolores de cabeza.
  • Estímulo de la actividad de las ondas alfa o meditación profunda.
  • Aumento de la energía por medio de la estimulación del líquido cefalorraquídeo (posiblemente la forma física de la energía kundalini).
  • Equilibrio y limpieza de los chakras y del aura (y los órganos y glándulas correspondientes).
  • Limpieza del entorno.
Fácil acceso a la intuición y a la conciencia superiores.




Cuencos tibetanos de sonido hacen levitar gotas de agua (ver VIDEO)




Una sublime metáfora se manifiesta con los sacros sonidos que generan los cuencos tibetanos: las gotas de agua levitan.


Los cuencos tibetanos son ancestrales instrumentos musicales que se utilizan en rituales en torno a la meditación budista.
Generalmente están hechos a base de una aleación de cobre y se tocan al frotarlos circularmente. Se cree que su origen se ubica en una veta chamánica de una cultura pre-budista llamada Bon Po, con sede en los Himalayas.

A lo largo de la historia, al sonido emitido por estos cuencos se le ha atribuido  propiedades francamente sanadoras.
Por ello son utilizados en múltiples variaciones de sonoroterapia, ya que aparentemente las frecuencias que alcanza ayudan a restablecer un equilibrio en los cuerpos sutiles de nuestro organismo y trabajan activamente, a través de vibraciones, en órganos y huesos.

Pero ahora investigadores de la Universidad de Leija, en Bélgica, han estado haciendo pruebas con estos cuencos y, entre otras cosas, lograron descubrir una nueva y espectacular propiedad: las peculiares ondas de sonido que generan estos instrumentos provocan que gotas de agua leviten.

Al agregar agua a los cuencos y frotarlos para que generen sus inigualable sonido, se produce un increíble fenómeno: el frotamiento provoca una deformación microscópica de la superficie del cuenco, misma que provoca una cierta presión en el aire y en el agua.
Las ondas en el aire corresponden al sonido y ocasionan que las ondas de agua giren en forma circular. Y si están suficientemente excitadas, éstas se rompen y liberan pequeñas gotas, que eventualmente, en una mística sincronía de variables en las fuerzas naturales en acción, comienzan a levitar (suspenderse momentáneamente en el aire).

Pero tal vez lo más curioso es que este fenómeno físico de alguna manera manifiesta un ejercicio sincrometafórico, ya que la práctica de la meditación tibetana, la cual se acompaña en muchas ocasiones del sonido de estos cuencos, comparte esencialmente la naturaleza de las gotas de agua levitando: ligereza, discreción y elegancia.

Fuentes: http://buenasiembra.com.ar/salud/meditacion/cuencos-tibetanos-de-sonido-1336.html  http://buenasiembra.blogspot.com.es/2011/07/la-saludable-vibracion-de-los-cuencos.html


Os dejo también un vídeo de Música con Cuencos Tibetanos para relajarse y disfrutar del sonido y de las frecuencias maravillosas de este instrumento




http://www.expandiendo-consciencia.blogspot.com.es/ 

AGUJEROS BLANCOS: HIPÓTESIS SOBRE SU FASCINANTE Y POSIBLE EXISTENCIA


Recreación artística de un agujero blanco

Todos, en mayor o menor medida, hemos escuchado hablar de los agujeros negros, esos pozos gravitatorios que atrapan todo lo que cae en sus poderosas fauces y de los que nada, ni siquiera la luz, puede escapar. En las últimas décadas, diversos científicos de la talla de Roger Penrose o Stephen Hawking han ofrecido respuestas a muchos de los interrogantes que rodeaban estos misteriosos eventos cósmicos, realizando muchas de las hipótesis que ya hoy han sido confirmadas.

Aún así, y a pesar de los avances en su estudio y comprensión, los agujeros negros siguen siendo hoy por hoy el mayor misterio que la cosmología tiene por delante… o casi, porque existe otro concepto astronómico que es aún más increíble y sorprendente: Los agujeros blancos.

[Te interesará: Simulación por supercomputadora resuelve un misterio de los agujeros negros]

Nos encontramos ante una idea extraña y contrapuesta a la de agujero negro entendida como una región en el espacio donde la materia surge de forma espontánea. Es lo contrario a un agujero negro y quizá su continuación mediante un agujero de gusano.

Para entenderlo mejor vamos a echar mano de la ciencia ficción y recordaremos esas películas de los años ’70 en las que una nave espacial se adentraba en un agujero negro y salía en otro lugar del Universo. Incluso si recordáis la nueva saga de Star Trek, recordaréis que la gran nave de Nero aparecía de la nada a través de una ventana abierta en el espacio. Algo parecido ocurriría en un agujero blanco puesto que, en lugar de absorber materia y energía, la expulsaría y en ellos nada puede entrar.

Llegados a este punto hay que hacer algunas consideraciones generales. En primer lugar debéis tener claro que estamos ante eventos hipotéticos que aún no se han constatado en la realidad. Son, por tanto, especulaciones científicas que si bien son posibles en la teoría física que engloba la Relatividad de Einstein, aún no se han constatado en la práctica.
Infografia de como se enlazaria un agujero negro con un agujero blanco

Algunos científicos teorizan que son la continuación lógica del camino de la materia a través de un agujero negro, pero estos investigadores aún no han encontrado ninguna evidencia que sostenga esta hipótesis. Incluso algunos astrofísicos van un poco más allá y creen que el Big Bang, la singularidad que dio origen a la materia y el tiempo en nuestro Universo, podría tratarse de un gigantesco evento de agujero blanco.

[Relacionado: Descubren un agujero negro supermasivo único en su clase]

Por supuesto todo esto son teorías y comprobar realmente su existencia será mucho más difícil de lo que podamos suponer ya que, al contrario que los agujeros negros que son estables en el tiempo, estos agujeros blancos colapsarían casi de inmediato y apenas durarían el tiempo suficiente para ser detectados, al menos con los instrumentos y la tecnología que actualmente poseemos. Serían algo así como una expulsión súbita de materia y energía que se cerraría en apenas un instante.

En 2006 los medios especializados publicaron una noticia informando de la posible detección de uno de estos agujeros blancos. El evento duró 102 segundos y consistió en una potentísima emisión de rayos gamma que algunos investigadores conectaron a uno de estos agujeros blancos. En la actualidad, y con las pruebas que tenemos, no podemos concluir que esta emisión de rayos gamma se corresponda a un agujero blanco y por tanto, los agujeros blancos siguen siendo una hipótesis matemática posible, pero aún sin demostrar en la práctica.

Unos años más tarde, en 2011, y mediante una simulación en laboratorio que utilizó un canal de agua, se demostró que al menos en las ecuaciones y fórmulas matemáticas, los agujeros blancos son posibles.

Hoy en día, la hipótesis de los agujeros blancos sigue siendo válida en el papel, es decir no contradice ninguna de las leyes físicas comprobadas, pero aún no sabemos si existen realmente en el Universo. Y que algo sea posible no significa necesariamente que exista.

Aun así, y dando rienda suelta a la imaginación, debemos recordar también que la ciencia funciona así: Primero se formula una hipótesis y más tarde se debe comprobar su validez. Ahora sabemos que existen los agujeros negros pero desde que el astrónomo inglés John Michell lanzara por primera vez la idea de pozos gravitatorios en 1793, tuvieron que pasar casi 200 años antes de que se comprobara realmente su existencia con la detección del primer agujero negro, Cygnus X-1.

La respuesta a la cuestión de si existen realmente los agujeros blancos quizá no llegue nunca porque no existen o quizá dependa solamente de tener la tecnología necesaria para poder localizarlos…

[Si te interesa este tema, descubre Seis cosas alucinantes sobre los agujeros negros que no te enseñan en el colegio]
Referencias científicas y más información:
Francis Matthew “White Holes Could Exist, But That Doesn't Mean They Do” Nautilus
Alon Retter, Shlomo Heller, The Revival of White Holes as Small Bangs ArXiv 2011

Fuente: https://es.noticias.yahoo.com/blogs/astronomia-terricolas/agujeros-blancos-una-fascinante-hip%C3%B3tesis-poco-conocida-075828044.html?cmp=esfb

http://www.expandiendo-consciencia.blogspot.com.es/





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...