EXPANDIENDO LA CONSCIENCIA


EXPANDIENDO LA CONSCIENCIA


TU MENTE NO TE LLEVARÁ JAMÁS A LA VERDAD DE QUIEN ERES, DEJA QUE LA LUZ DE TU CORAZÓN TE MUESTRE AL SER Y REGRESA AL HOGAR, SERÁS LIBRE


martes, 24 de marzo de 2015

TU JUDAS PERSONAL


Se acerca ya la Semana Santa y quiero publicar de nuevo un post que escribí hace un tiempo y que está relacionado con estas fechas y es relativo a nuestros propios Judas Personales. Todos en la vida tenemos uno que cambia el curso de nuestra historia personal, aunque para muchos pueden aparecer a veces otros pequeños Judas que nos irán enseñando el camino de la liberación.


Me marcho en estas fechas unos días de vacaciones, así que estaré un tiempo alejada de las redes sociales.


Paz y Luz para todos

Angélica G.
 

TU JUDAS PERSONAL 

 




Muchas personas en nuestra vida, sobre todo los que hemos emprendido el camino espiritual, que no es sino por naturaleza el propio al que está llamado cada ser humano, nos encontramos en algún momento de nuestro camino con nuestro Judas Personal.
Es aquella que persona que tras una irreal condena, finalmente nos llevará a la muerte y liberación más absoluta. Probablemente con ella, ya establecimos un contrato previo de aprendizaje o se nos presenta como la persona idónea que compartirá parte de nuestro camino para establecer un pacto de aprendizaje. Este, no será indiferente en nuestra vida cuando llegue el momento de que se cumpla, pues probablemente será un punto de inflexión a un nivel tan profundo que sentiremos morir y a partir de ese momento renacer. Desde esa resurrección, nada volverá a ser igual y el mundo tal y como lo percibíamos dejará de existir, pues el plan se habrá cumplido.

Nuestro Judas Personal, será un alma menos evolucionada a la que necesitaremos para que nuestro aprendizaje pueda darse y a su vez que ella pueda aprender también de nosotros, garantizando así nuestra salvación y la de ella.
Con probabilidad, tu Judas Personal será alguien cercano a ti como un amigo, familiar, compañero,… con quien mantengamos algún tipo de vínculo emocional para que el aprendizaje pueda darse más plenamente. Tiene un papel muy importante y a la vez difícil que jugar, pues será nuestro verdugo que hará que suframos, sentiremos que nos ha hecho daño  y la finalidad no será otra que sacarnos del sufrimiento.
Nos sentiremos quizás vendidos, traicionados, sin entender los motivos de esa persona para provocarnos ese dolor y en medio de todo ese revuelo emocional en el que nuestros egos salen para morir, puede que veamos a esa persona sólo como un verdugo sin sentimientos ni moral dispuesto a hacernos daño sin ninguna razón y la juzgaremos, pues sólo desde el ego del juicio podemos comprender y justificar o justificarnos a nosotros mismos tanta “maldad y daño” y a la vez buscar en ello el refugio para sentirnos mejor y no responsabilizarnos de nuestra actitud o emociones ante ello y de nuestra propia evolución y aprendizaje. Nosotros somos “los buenos”, nuestros Judas Personales pensaremos son “los malos”.  Cuando nos encontramos en los primeros estadios de este aprendizaje mútuo en el que realmente ambos cumplimos nuestro plan, probablemente sólo podemos sentir sufrimiento sobre todo si el dolor es intenso y es una oportunidad para que nuestros egos salgan a la luz; muchos dolores del pasado que no sanaron pueden salir ahora para por fin liberarnos de ellos y pueden que salgan de golpe como en una fuerte explosión desde  nuestro interior pues ya no pueden permanecer más dentro, y quizás sintamos unos de los mayores dolores de nuestra vida sea de una forma u otra el modo en que se manifieste acorde a lo que debamos aprender y puede que volvamos a juzgar de nuevo esta situación como injusta, pues sólo parece que nosotros sufrimos mientras que nuestro verdugo nos lleva a una ejecución que parece casi segura; podemos caer en la desesperación más profunda, angustia e incluso depresión. Nuestro Judas Personal nos lleva así a la muerte, la del miedo, la del ego.

Nuestro dolor, sea emocional, físico o incluso espiritual, será mostrado a los demás e incluso alguno a su propio Judas, como garantía y pasaporte de nuestra salvación y de su perdición, mostrando con ello al mundo (desde el ego aún no sanado) que esa persona debe ser condenada por su agravio e injusticia, y lo que estaremos haciendo sin tomar consciencia de ello es juzgando que ella es “peor que nosotros” y como tal estamos en posesión de poder emitir juicios de valor sobre ella y con ello lo que estamos expresando es que aunque no somos tampoco perfectos desde luego sí mejor que ellos y por ello nuestros Judas recibirán y deberán recibir por ley su castigo desde el Universo, deberá recibir lo mismo porque es “lo justo”. De este modo realmente lo que estamos diciendo, es que estamos en posesión absoluta de toda la verdad de lo que acontece, que no hay un plan ni una visión mayor detrás de todo ello , esa que nuestra mente fraccionada no puede ver, debido a que nos acostumbramos a la dualidad en la que todo es blanco o negro, bueno o malo, negativo o positivo. Estamos siendo el Dios que castiga con ira y poniendo a esa persona ante los ojos de los demás y de ella misma como no merecedora de nada, la privamos de su divinidad pues no estamos viendo la verdad oculta que también es ella, y de poder mostrar que esa persona vea cuál es realmente su verdadera naturaleza y la verdad, esa que la apartaría de la oscuridad y sólo podría llevarla de nuevo a la luz. Juzgando a nuestro Judas Personal, perdemos el reconocimiento de nuestra divinidad y la suya, perdemos el aprendizaje y la salvación de ambos.



Pero esto es sólo una parte del proceso que nos llevará a la resolución final del plan y la resurrección.

Después de todo esto, pueden salir a la luz nuestras oscuridades más profundas, nuestros miedos, ira, rabia, frustración,… y toda clase de emociones y energías densas que fuimos arrastrando con nosotros en situaciones pasadas que no pudimos sanar, porque es hora de que mueran, de dejarlas en la cruz.
El juicio nos seguirá acompañando hasta que seamos conscientes del plan elaborado para nosotros y para nuestro Judas y seamos capaces de dejar morir todo el sufrimiento y abrazar nuestra salvación. Podremos quizás juzgarnos por sentir ese dolor, ese sufrimiento, por sentir miedo, por sentirnos vulnerables, por no ver más allá, sentirnos defraudados, abandonados en un planeta extraño de dolor sin sentido, en el que nos resulta a veces difícil respirar, no saber si merece la pena la lucha porque te has perdido dentro del propio dolor, por querer morir ya en nuestra propia cruz creada hasta que nos sumergimos en las profundidades del origen, de lo que es realmente la caída, de sentir la separación profundamente y ser consciente de en qué consiste realmente. Es como pasar por la noche oscura del alma en la que sientes la separación más absoluta, Sientes enojo y realmente es contigo mismo, porque no puedes reconocerte, no puedes ver quién eres y esto provoca enfado. El enfado y el enojo pasará sólo cuando puedas mirarte a los ojos y verte. Esta tremenda oscuridad en la que te encuentras no es sino la parte oscura que habita en tí, la que te llevará a no soportarla y dejarla en la cruz para la salvación de ambos. Es la herramienta poderosa que te llevará a la Luz.



Al estar en esta noche oscura del alma, tu vibración energética desciende enormemente, aunque tu parte divina, tu Yo Divino sabe que todo eso es mentira y deja que sigas creyendo esto para que se cumpla tu plan y el de tu Judas Personal, que jugó a hacer que te vendía, pues no se puede vender lo que no te pertenece, y a Dios no se le puede arrebatar nada que a él le pertenezca, es imposible, pues desde el principio todo está planeado y dispuesto para que lo que es suyo vuelva a Él y así será y Es, nunca está incompleto y tanto tú como tu Judas pertenecéis a Él, y en verdad ya todos somos UNO en Él.

Mientras dura el plan y está inmerso aún en los egos, estas en una energía más densa y así sintonizas con energías más densas también de miedo, temor, ansiedad, depresión,… pues tu mente fragmentada que no comprende bien el proceso te hace permanecer en esas emociones y energías y te crea la ilusión de no poder salir de esa oscuridad y quizás sientas enormemente la necesidad de partir y poner fin al sufrimiento, con lo que sólo ves oscuridad al meterte más en el miedo y la desesperación. Sientes que no puedes controlar nada  y que perdiste el poder sobre ti; el miedo a la pérdida de control sobre las cosas, es un ego poderosísimo que te puede atar y atrapar como en una tela de araña, pues estamos acostumbrados a crear equilibrio en nuestras vidas a base de controlar todo y que no haya demasiados cambios. Aprendemos a actuar como máquinas en las que controlamos lo que debemos hacer cada segundo de nuestro día sin que haya cabida para pararse y mirar al mundo, respirar y simplemente observar y estar y Ser. Esto nos lleva al estrés, la enfermedad y la depresión y sin embargo nos da miedo salir de aquí y preferimos crear una cruz que arrastrar, pues fue lo que nos enseñaron, a volvernos borregos y a veces es difícil salir del estado de domesticación, porque realmente en el cambio y en el movimiento nos encontramos y evolucionamos, y eso quien controla el poder y el mando no lo quiere.

Nos equivocamos al caer en el miedo y creer que no podemos hacer nada más que cargar con la cruz, pues con este pensamiento nos apartamos realmente de Dios y de quienes somos, pero necesitamos creer esto para aprender que en la Luz la sombra no puede penetrar ni estar y que a Dios no se le puede dañar. Puedes creer en la ilusión de que la Luz es menos poderosa que la oscuridad, te crees oscuridad y por eso  la Luz no puede manifestarse para que sueltes tu cruz y venzas la muerte y hacer desaparecer toda sombra. Estás permitiéndote ser oscuridad en vez de ser luz, pero ¿cómo podrías de otro modo reconocerla y distinguirla de la Luz? ¿cómo podrías si no saber lo que Eres y no desear otra cosa? ¿cómo podrías si no descubrir la mentira y disolverla?

Después de pasar todo esto puede que pases un periodo en que parece que te quedas “parado” más o menos largo, dependiendo del tiempo en el que sigas jugando al engaño y quieras jugar a ser un Dios castigador aunque no seas plenamente consciente de ello, pues tu mente fragmentada es la que te suele dirigir con frecuencia en este periodo y necesitas seguir así para que el mundo pueda ver el horror que cometió tu Judas Personal y pueda ser castigado y que él mismo vea cuáles han sido sus horrorosos actos y quede marcado y atado ante tus ojos y los suyos a la condenación. Realmente le estás diciendo  “soy mejor que tú, mira lo que has hecho, has perdido tu divinidad y tu derecho a volver a la luz, pues ya te has condenado”.



En algún momento de este proceso puede que sientas que no puedes más con todo esto, no puedes contigo mismo así en ese estado, no quieres seguir sintiendo todo eso y vivir así, no puedes más con el parloteo de la mente y no puedes seguir de ese modo, no puedes aguantarte más a ti mismo y tu mente empieza a callarse; entonces es el momento para ir más hacia tu interior y conectar de nuevo contigo. Puedes pasar incluso horas en ese estado de estar en silencio interior conectando con tu esencia, con quien eres sin querer nada más ni importar el exterior, pues sólo ahí parece que la Verdad se manifiesta y lo que realmente Eres. En tu interior puedes encontrar el espacio seguro en donde te reconoces y puedes conectar con Dios, y entonces ver desde una consciencia superior todo el proceso real en que el plan ha consistido y por fin ser consciente de ello, puedes dar gracias por todo lo aprendido, ver la magnificencia y el Amor que se esconde detrás de todo ello y puedes amarte profundamente y sentir compasión por ti mismo y por la persona que ha jugado contigo a ser tu Judas, a no ser tu hermano, pues realmente ha sido tu compañero de camino en este plan; esta persona no ha sido más que un instrumento que ha jugado un papel difícil arriesgándose a que no vieras la divinidad que hay en él, a no recordaras que es tu hermano en el proceso, a que no reconozcas el Amor que hay en verdad detrás de todo este plan y que no honraras el papel que ha desempeñado en tu aprendizaje. Cuando tomas consciencia de todo ello, comprendes la mentira en la que creías que vivías de oscuridad, sientes un profundo Amor por todo, comprendes de una forma más expandida quién eres y quiénes son los demás y de este modo sueltas todo el dolor, el sufrimiento, la ilusión, el engaño, sabes que eres la Luz y que la oscuridad ya no tiene cabida en ti, has sentido la caída, la muerte, pero ahora eres consciente de que esto no existe y no tiene razón de ser seguir en una cruz y seguir muerto. Puedes agradecer el plan aunque haya estado lleno de dolor y decides por fin soltar la cruz liberándote de ella y liberando a tu Judas de seguir siendo señalado por su “pecado”, le liberas de seguir siendo tu verdugo. Detrás de ese papel que jugó, se encuentra el ser divino que Es, aunque aún no se haya reconocido, y al liberarle abres el camino para que pueda ver la luz que realmente es y volver a ella, abres las puertas de su liberación y de su resurrección, de su despertar, así os liberáis mutuamente de seguir jugando el papel que interpretabais y de seguir en la oscuridad. Ahora hay un nuevo amanecer para ambos.



El plan así se realiza y ya no es necesario que os sigáis acusando. Renaces de la muerte, resucitas a la Verdad y a la Luz, has dado un salto importante en tu evolución y tu Judas ha dado el suyo, pues también le servirá para evolucionar aunque no sea consciente de ello. Todo se cumple y se cierra más allá de lo que puede ser visto simplemente por los ojos.
Ahora con Amor ya puedes apartarlo de tu camino y pedir a Dios que lo aparte definitivamente de ti. Ya cada uno seguirá su propio camino y evolución sin jugar a ese papel nunca más. Pide por él, pues realmente necesitará Amor y Luz para continuar su camino y recuerda que algún día ambos estaréis de nuevo con el Padre siendo hermanos.



Has resucitado, el Amor te inunda, la vida ya no puede ser vista con los mismos ojos, la ves con el corazón y puedes ver la belleza y el Amor en lo que te rodea y disfrutas de cada instante, quieres todo lo que significa Amor y Vida pues es lo que hay en ti y puedes ver brillar la Luz de Dios en ti y en donde antes veías oscuridad. Tu mente está más tranquila y callada,… vislumbras la Paz y sólo deseas alcanzar de forma permanente la Paz de Dios, pues sabes que es la única verdad. Lo que viviste es mentira y la muerte te ha llevado a la Salvación.

Angélica G.

 





lunes, 23 de marzo de 2015

MOVIMIENTO ENERGÉTICO: NUEVA CONSCIENCIA PRIMAVERAL



Ya hace varios días que comenzó la Primavera y este año vino repleta de un gran regalo de descarga energética en todo el planeta, que supondrá un impulso fuerte en nuestras consciencias sí o sí, aunque paradójicamente no seamos conscientes plenamente de ello.

Es momento de Renacer y vaya si lo estamos haciendo!!! Probablemente puedas sentir que últimamente no entiendas muchas de las cosas que han pasado en tu vida en las últimas semanas, como si todo estuviera en caos cayendo y muriendo. Puede que muchas de las creencias que hasta ahora tenías estén cayendo y ya no te sirvan, que personas del pasado estén reapareciendo en tu vida para tomar consciencia de algo porque ahora es el momento o ver desde un enfoque nuevo o una perspectiva diferente tu relación o sentimientos con respecto a ellos, bien para solucionar problemas del pasado y dejarlos ir o porque resuenan de nuevo contigo y tendrán un espacio en tu vida de nuevo. Otros sin embargo desaparecerán repentinamente de nuestras vidas porque quizás ya no resuenen con nosotros o su papel y el nuestro con ellos se haya cumplido.

Debemos estar atentos, pues tanto movimiento de energías puede desconcertarnos y perder nuestro centro al que debemos regresar de él de inmediato para poder fluir con facilidad entre tanta marea intempestiva. 
El eclipse del día 20 aún puede dejarse sentir, sobre todo a lo largo de esta semana.  Puede ser que nos sintamos cansados, algo desanimados y que pareciese como si parte de la Luz del mundo sea difícil de ver. Realmente al igual que el eclipse esconde por un tiempo la luz, a nivel energético podemos sentir como si parte de la luz del mundo e incluso la propia nuestra se apagara un poco aunque sea por un día o varios días, depende también de la sensibilidad de la persona, y es que partes nuestras que ya no podemos mantener, que ya no necesitamos, han muerto de manera exageradamente precipitada con estas nueva energías. Realmente el proceso se aceleró hace semanas, para llegado este momento todo muriera de golpe, y parte de la oscuridad pudiera ser vista para que pudiera definitivamente morir y que nosotros después de ese eclipse personal pudiéramos renacer aún más brillante y con fuerza y ser verdaderamente más nosotros, más presencia y brillar como nunca antes lo habíamos hecho. Si a esto unimos que la Primavera supone el renacimiento de Gaia y que esa energía de vida llena todo nuestro ser, realmente es un tiempo maravilloso y único para darnos la oportunidad de ser más quienes realmente somos, de ser más divinos, más auténticos y seres realmente empoderados.



Todos los temas relacionados con la pérdida de poder, se han estado moviendo con intensidad también durante las últimas semanas. Ya no admitiremos que nadie nos diga o imponga lo que debemos hacer, pensar o actuar o que dirijan nuestra vida, pues hemos aprendido que el camino es individual y que nosotros somos los únicos y reales maestros de nuestro camino. El empoderamiento requiere mucha maestría interior para quien se acostumbró a entregarlo, y esta energía es muy poderosa y los que se acostumbraron a tener nuestro poder, no les gustará que nosotros lo recuperemos y nos hagamos cargo de nuestras propias vidas, ya sea a nivel social los gobiernos, a nivel religioso las diferentes religiones y creencias religiosas, a nivel familiar familiares y parientes, o en nuestras relaciones sociales amistades o conocidos o incluso compañeros de trabajo. Se resistirán al cambio y a que nos apoderemos de nosotros mismos, y esto puede ocasionar muchos conflictos, discusiones y disputas e incluso rupturas de relaciones de todo tipo. Quien deba permanecer con nosotros en la nueva energía permanecerá y quien no será el momento de apartarnos o dejarle marchar. Serán momentos muy intensos incluso para las personas que se hayan trabajado a nivel emocional durante tiempo, afectará a todos inclusive a las personas que estén en el camino espiritual, por lo que debemos pensar bien las cosas incluso contar diez veces antes de hablar, así evitaremos confusiones o discusiones innecesarias.

Es el momento también de responsabilizarnos de nosotros mismos y de ser consciente que nosotros somos nuestros únicos maestros. Podemos leer escritos que nos ayuden en nuestra búsqueda interior, meditar, escuchar conferencias, reunirnos, asistir a talleres, observar o tomar nota que nos puedan beneficiar de otros … pero ya no es tiempo de gurús, maestros, sabios ni de buscar en otros lo que sólo nosotros podemos ofrecernos a nosotros mismos y que es el encuentro con nuestra propia divinidad y nuestra Verdad. Esto pertenece a la vieja energía que ya no sirve. Sólo nosotros somos maestros de nosotros mismos, esta es la gran revolución de estos tiempos, ser conscientes de que toda la sabiduría, todo lo que buscamos ya está dentro de nosotros y estas nuevas energías expandirán nuestra consciencia con intensidad a esta verdad.

Podemos empezar a sentir que no nos atraen ya demasiadas cosas y nos cuesta encontrar algo que resuene con nosotros. Son tiempos de mayor introspección y a la vez de querer disfrutar de la vida,… puede parecer contradictorio y no entender muy bien que está pasando con nosotros, pero por un lado estamos asimilando todas las energías que nos llegan y esto nos hace sentirnos extraños, confusos, porque realmente estamos construyendo cada día nuestra propia realidad, no hay un lugar seguro energéticamente hablando ya creado en que mantenernos y sostenernos, porque nosotros somos los que vamos creando el nuevo mundo y los nuevos espacios energéticos en que nos movemos, un paso cada vez. Esto puede provocar a veces vértigo, porque tenemos la sensación de caminar por un lugar desconocido y sin suelo firme debajo y en cierto sentido esto es así, con lo que tenemos que soltar cualquier creencia de cómo nos movíamos en el pasado cada vez que había un salto, pues ya nada de lo que nos servía funcionará, debemos estar abiertos a nuevas posibilidades y adaptarnos y fluir como el agua. Se mueve, fluye, se adapta, no se resiste, tiene fuerza siempre siendo agua. Cualquier resistencia a lo nuevo no nos servirá de ayuda, porque el renacer se está produciendo como decía sí o sí.



El confiar será clave también durante esta primavera, confiar en que aunque no entendamos qué está ocurriendo a nuestro alrededor ni dentro nuestro, esto nos conduce a un florecimiento mayor;  la sensación de vacío puede ser en ocasiones abrumadora y confusa, porque hemos soltado tanto y hemos llegado tan lejos, que realmente poco podemos identificar realmente con nosotros y con quienes éramos, pero este vacío no debe confundirnos, es nuestra mente quien intenta interpretarlo y puede confundirnos al pensar que hemos retrocedido o que no avanzamos, pero la realidad es que ya no resuenan tanto las cosas con nosotros porque ya estamos ocupando un espacio energético diferente en el que sólo lo que vibra a una frecuencia mayor estará en consonancia con nosotros y que será con lo que nos sentiremos identificados, nos recordará al hogar. Realmente era necesario este vacío para ahora con estas nuevas energías poder llenarnos de frecuencias superiores y cuanto más vacíos más nos llenaremos de Luz y Amor y más resplandeceremos, pues más seremos nosotros y ganaremos  Presencia.

Estamos trayendo cada día y como decía de un paso cada vez el Hogar a la tierra. El planeta entero está cambiando su frecuencia vibratoria recordándonos nuestra verdadera naturaleza y nos estamos adaptando a ella. Por eso será fundamental permanecer tiempo en la naturaleza, pues resonará en frecuencia con nosotros y nos hará sintonizar con nuestra verdad.

En esta primavera, será un tema también pendiente el encontrar un equilibrio entre la introspección y el disfrute del mundo exterior. Por un lado podemos sentir el impulso de salir, de vivir la vida intensamente, se puede despertar en nosotros una pasión casi olvidada por la vida y por contemplar la belleza del mundo y disfrutar de la vida y de todo lo bueno que hay y que nos ofrece y por otro lado a su vez de forma casi contradictoria, como no existe como decía un lugar ya en que sostenernos energéticamente, a veces el mundo exterior puede resultar tan extraño y frustrante que sintamos también la necesidad de alejarnos de él. Debemos encontrar ese equilibrio necesario que nos haga disfrutar del mundo y a la vez estar centrados en quienes somos, porque el mundo necesita de nuestra luz y sólo saliendo al mundo y llevándola por donde andamos, simplemente con nuestra presencia, podremos ayudar al cambio. Recordemos que cuando compartes tu luz, cuando interactúas con los demás llevando esa nueva frecuencia vibratoria, estás llevando el recuerdo a los demás de lo que también ellos son, y puedes ayudar así a despertar en ellos la consciencia que permanece dormida. Es tiempo de compartir nuestra luz, pues cuanta más luz haya en el mundo, más despertar de consciencias habrá y más fluido será el cambio y estas energías que entraron el día 20 son un puente enorme para que esto pueda manifestarse. Yo entendí hace tiempo que este es el verdadero propósito de que estemos aquí, despertar y recordar y vivir en consecuencia. Si despiertas al Amor que es la verdad y al recuerdo de quienes somos, realmente triunfa el Amor y la Luz, pues regresas desde el olvido más absoluto de nuevo a la única Verdad que siempre ha sido y Es, al ser divino que somos y nuestra unión con lo que Es, una unión que creíamos rota debido a la ilusión pero que realmente nunca ocurrió. Al hacerlo estamos trayendo el recuerdo de esta verdad para que otros también puedan despertar y así cambiándonos a nosotros mismos, trabajándonos a nosotros mismos, ascendemos, nos elevamos y cumplimos así la misión que tenemos con el mundo, que es la de estar despiertos y ayudar en el gran proceso en el que estamos inmersos, a que todo cambie de frecuencia , de vibración y así el planeta entero pueda despertar y ascender. Así de simple y a la vez ¿complicado?.



Pues bien, es momento de renacer, al igual que en primavera Gaia entera renace y florece, las poderosas energías de este solsticio nos han abierto las puertas a un mayor renacer, a un mayor despertar hacia la verdad y un amor florecimiento de la luz y de todo aquello que tenemos para ofrecer al mundo y que será único y diferente para cada persona y por ello maravilloso.

Permanece rodeado de aquellas personas con las que resuenas y que realmente te aprecian y desean lo mejor para ti, apártate de todo aquello que ya no resuene contigo y que hará que no avances  con fluidez en tu camino, had aquello que te haga sentir bien y sé honesto contigo mism@ y permítete descansar cuando lo necesites, esto hará que aproveches mejor todas las energías disponibles para tí en este momento y que puedas seguir mejor tu brújula o guía interior hacia donde tengas que ir. En determinados momentos deberás refugiarte en silencio en ti mism@ y simplemente SER  y apartarte del ruido de los demás que a veces se convierten en una carga demasiado pesada y que debemos aprender a no cargar porque si no deberemos después tener que soltar. En nuestro empoderamiento ya aprendimos a no cargar con las historias de los demás y a alejarnos de la creencia de la falsa empatía (ya traté este tema con anterioridad  http://expandiendo-consciencia.blogspot.com.es/2014/09/la-falsa-empatia.html.)

Florecemos hacia la autenticidad, no debemos ser copias pudiendo ser como realmente somos, únicos. Siendo únicos aportamos lo mejor que podemos aportar al mundo.

Estamos llamados esta Primavera a  no tener miedo a todo lo nuevo y diferente que está floreciendo en nosotros ni a las posibles manifestaciones de todo ello. Como siempre debemos ser pacientes y compasivos con nosotros cuando no entendamos que está pasando y nos estemos adaptando y ser consecuentes también con lo que nuestro cuerpo nos pida en cada momento, sea bailar, gritar y saltar de alegría o descansar, meditar o permanecer en silencio. Sólo siendo fieles a nosotros mismos renacemos, sólo siendo Presencia podemos florecer, ser bellos y brillar... Sólo así la Paz y la Felicidad hacen presencia…

Angélica G.




¿ EXIGIMOS DEMASIADO A NUESTROS NIÑOS? ¿QUÉ NECESITAN REALMENTE?





 
Me ha encantado este artículo sobre la educación, pues nos hace reflexionar sobre qué estamos exigiendo a nuestros niños que serán la clave del futuro, aquí se refiere a niños de corta edad, pero es aplicable a niños de una edad mayor y es si no se nos está olvidando enseñarles lo esencial, que es a que imaginen, rían, exploren, juegan, se diviertan, reciban Amor y tiempo de sus padres, en vez de llenarles de cosas materiales y tenerlos entretenidos todo el día en actividades “socialmente” consideradas productivas,… quizás estamos olvidando el permitirles simplemente SER FELIZ…

Cuidemos de nuestros niños, son el futuro de un mundo mejor, son la alegría, la Luz y el Amor del presente...


¿Qué debe saber un niño de cuatro años?

Publicado: Actualizado:

Hace poco, en un foro sobre la educación de los hijos, leí una entrada de una madre preocupada porque sus hijos, de cuatro años y año y medio, no sabían lo suficiente. "¿Qué debe saber un niño de cuatro años?", preguntaba.
Las respuestas que leí no solo me entristecieron sino que me irritaron. Una madre indicaba una lista de todas las cosas que sabía su hijo. Contar hasta 100, los planetas, escribir su nombre y apellido, y así sucesivamente. Otras presumían de que sus hijos sabían muchas más cosas, incluso los de tres años. Algunas incluían enlaces a páginas con listas de lo que debe saber un niño a cada edad. Solo unas pocas decían que cada niño se desarrolla a su propio ritmo y que no hay que preocuparse.

Me molestó mucho que la respuesta de esas mujeres a una madre angustiada fuera añadirle más preocupación, con listas de todo lo que sabían hacer sus hijos y los de ella no. Somos una cultura tan competitiva que hasta nuestros niños en edad preescolar se han convertido en trofeos de los que presumir. La infancia no debe ser una carrera.
Por todo ello, he decidido proponer mi lista de lo que debe saber un niño (o una niña) de cuatro años:
  1. Debe saber que la quieren por completo, incondicionalmente y en todo momento
  2. Debe saber que está a salvo y debe saber cómo mantenerse a salvo en lugares públicos, con otra gente y en distintas situaciones. Debe saber que tiene que fiarse de su instinto cuando conozca a alguien y que nunca tiene que hacer algo que no le parezca apropiado, se lo pida quien se lo pida. Debe conocer sus derechos y que su familia siempre le va a apoyar.
  3. Debe saber reír, hacer el tonto, ser gamberro y utilizar su imaginación. Debe saber que nunca pasa nada por pintar el cielo de color naranja o dibujar gatos con seis patas.
  4. Debe saber lo que le gusta y tener la seguridad de que se le va a dejar dedicarse a ello. Si no le apetece nada aprender los números, sus padres tienen que darse cuenta de que ya los aprenderá, casi sin querer, y dejar que en cambio se dedique a las naves espaciales, los dinosaurios, a dibujar o a jugar en el barro.
  5. Debe saber que el mundo es mágico y ella también. Debe saber que es fantástica, lista, creativa, compasiva y maravillosa. Debe saber que pasar el día al aire libre haciendo collares de flores, pasteles de barro y casitas de cuentos de hadas es tan importante como practicar la fonética. Mejor dicho, mucho más.
Pero más importante es lo que deben saber los padres:



  1. Que cada niño aprende a andar, hablar, leer y hacer cálculos a su propio ritmo, y que eso no influye en absoluto en cómo de bien ande, hable, lea o haga cálculos después.
  2. Que el factor que más influye en el buen rendimiento académico y las buenas notas en el futuro es que leer a los niños de pequeños. No las fichas, ni los manuales, ni las guarderías elegantes, ni los juguetes y ordenadores más rutilantes, sino que mamá o papá dediquen un rato cada día o cada noche (o ambos) a sentarse a leerles buenos libros.
  3. Que ser el niño más listo o más estudioso de la clase nunca ha significado ser el más feliz. Estamos tan obsesionados por tratar de dar a nuestros hijos todas las "ventajas" que lo que les estamos dando son unas vidas tan pluriempleadas y llenas de tensión como las nuestras. Una de las mejores cosas que podemos ofrecer a nuestros hijos es una niñez sencilla y despreocupada.
  4.  Que nuestros niños merecen vivir rodeados de libros, naturaleza, utensilios artísticos y la libertad para explorarlos. La mayoría de nosotros podríamos deshacernos del 90% de los juguetes de nuestros hijos y no los echarían de menos, pero algunos son importantes: juguetes como los LEGO y las construcciones, juguetes creativos como los materiales artísticos de todo tipo (buenos), los instrumentos musicales (tanto clásicos como multiculturales), disfraces, y libros y más libros (cosas, por cierto, que muchas veces se pueden conseguir muy baratas en tiendas de segunda mano). Necesitan libertad para explorar con estas y otras cosas, para jugar con montoncitos de alubias secas en el taburete (supervisados, por supuesto), amasar pan y ponerlo todo perdido, usar pintura, plastilina y purpurina en la mesa de la cocina mientras hacemos la cena aunque lo salpiquen todo, tener un rincón en el jardín en que puedan arrancar la hierba y hacer un cajón de barro.
  5. Que nuestros hijos necesitan tenernos más. Hemos aprendido tan bien eso de que necesitamos cuidar de nosotros mismos que algunos lo usamos como excusa para que otros cuiden de nuestros hijos. Claro que todos necesitamos tiempo para un baño tranquilo, ver a los amigos, un rato para despejar la cabeza y, de vez en cuando, algo de vida aparte de los hijos. Pero vivimos en una época en la que las revistas para padres recomiendan que tratemos de dedicar 10 minutos diarios a cada hijo y prever un sábado al mes dedicado a la familia. ¡Qué horror! Nuestros hijos necesitan la Nintendo, los ordenadores, las actividades extraescolares, las clases de ballet, los grupos organizados para jugar y los entrenamientos de fútbol mucho menos de lo que nos necesitan a NOSOTROS. Necesitan a unos padres que se sienten a escuchar su relato de lo que han hecho durante el día, unas madres que se sienten a hacer manualidades con ellos, padres y madres que les lean cuentos y hagan tonterías con ellos. Necesitan que demos paseos con ellos en las noches de primavera sin importarnos que el pequeñajo vaya a 150 metros por hora. Tienen derecho a ayudarnos a hacer la cena aunque tardemos el doble y trabajemos el doble. Tienen derecho a saber que para nosotros son una prioridad y que nos encanta verdaderamente estar con ellos.
Y volviendo a esas listas de lo que saben los niños de cuatro años...
Sé que es natural comparar a nuestros hijos con otros niños y querer asegurarnos de que estamos haciendo todo lo posible por ellos. He aquí una lista de lo que se suele enseñar a los niños de esa edad y lo que deberían saber al acabar cada curso escolar, a partir del preescolar.

Como nosotros estamos educando a nuestros hijos en casa, yo suelo imprimir esas listas para comprobar si hay algo que falte de forma llamativa en lo que están aprendiendo. Hasta ahora no ha sucedido, pero a veces obtengo ideas sobre posibles temas para juegos o libros que sacar de la biblioteca pública. Tanto si los niños van al colegio como si no, las listas pueden ser útiles para ver lo que otros están aprendiendo, y pueden ayudar a tranquilizarnos sabiendo que van muy bien.

Si existen aspectos en los que parece que un niño está por detrás, hay que darse cuenta que eso no indica ningún fracaso, ni del niño ni de sus padres. Simplemente, es una laguna. Los niños aprenden lo que tienen alrededor, y la idea de que todos deben saber esas 15 cosas a una edad concreta es una tontería. Aun así, si queremos que las aprenda, lo que tenemos que hacer es introducirlas en la vida normal, jugar con ellas, y las absorberá de manera natural. Si contamos hasta 60 cuando estamos haciendo la masa de un bizcocho, aprenderá a contar. Podemos sacar de la biblioteca libros divertidos sobre el espacio o el abecedario. Experimentar con todo, desde la nieve hasta los colores de los alimentos. Todo irá entrando con más naturalidad, más diversión y muchas menos presiones.

Sin embargo, mi consejo favorito sobre los niños pequeños es el que aparece en esta página.
¿Qué necesita un niño de cuatro años?

Mucho menos de lo que pensamos, y mucho más.

Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia
http://www.huffingtonpost.es/alicia-bayer-/que-debe-saber-un-nino-de_b_3955952.html


También te puede interesar un post que publiqué sobre educando en una nueva consciencia, haciendo referencia a la “educación holística” http://expandiendo-consciencia.blogspot.com.es/2013/11/educando-en-la-nueva-consciencia.html

En Finlandia se está poniendo en práctica también un nuevo modelo educativo; el enlace sobre esta información por si te puede interesar es el siguiente: https://es.noticias.yahoo.com/finlandia-quiere-prescindir-de-las-matem%C3%A1ticas--de-la-historia--de-la-literatura----y-cambiarlo-todo-por--temas--concretos-185453163.html?linkId=13083892

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...