EXPANDIENDO LA CONSCIENCIA


EXPANDIENDO LA CONSCIENCIA


TU MENTE NO TE LLEVARÁ JAMÁS A LA VERDAD DE QUIEN ERES, DEJA QUE LA LUZ DE TU CORAZÓN TE MUESTRE AL SER Y REGRESA AL HOGAR, SERÁS LIBRE


sábado, 29 de noviembre de 2014

LA GLÁNDULA PINEAL ¿LA GRAN DESCONOCIDA?





La glándula pineal, o epífisis, es un órgano atrofiado del tamaño de un piñón situado justo en el centro geométrico de nuestro encéfalo. Hasta hace poco se la consideraba un residuo procedente de fases anteriores de nuestra evolución, un vestigio sin utilidades importantes en nuestra actual fase evolutiva. Sin embargo, los últimos descubrimientos científicos, unidos al cada día más popular asunto de lo ultradimensional, la han puesto de moda.

Hoy sabemos que su misión biológica es la secreción interna de melatonina, hormona cuya cantidad disminuye con la edad y que está relacionada con la regulación de los ciclos de vigilia y sueño (ritmos circadianos) y con los procesos de la pubertad, además de ser un poderoso antioxidante y participante en la apoptosis de células cancerosas en el timo.

Es una glándula fotosensible, es decir, responde a las variaciones de luz que se dan a nuestro alrededor. De esta manera, se activa en la oscuridad para segregar melatonina, la cual nos induce a un estado de calma e introspección.

De todos es sabido que la circulación de hormonas por nuestro organismo provoca una serie de emociones y sensaciones concretas. Las sustancias endorfinas segregadas por la glándula pineal nos ayudan a entrar en un estado de conciencia más íntimo provocado por la sensación de tranquilidad que aporta la melatonina.

Esta segregación de endorfinas permite disminuir y relajar los sentidos, lo que se refleja en el cuerpo mediante una reducción del glucógeno en la sangre, induciéndonos al sueño y llevándonos a un estado de duermevela. Al ser éste un estado en el que la actividad cerebral está bajo mínimos, reduce las interferencias del mundo externo y la concentración sobre uno mismo es superior. Esto, a nivel práctico, nos permite distanciarnos de los problemas y observarlos con una nueva perspectiva, por lo que la mayoría de nosotros lo aprovechamos para reflexionar y repasar los acontecimientos cotidianos, encontrando a veces respuestas y soluciones que sin esa calma y concentración nos resultarían difíciles de intuir.

Más allá de su capacidad fotosensible, los últimos estudios científicos insisten en que la glándula pineal es también un magnetorreceptor, es decir, resulta sensible a los campos magnéticos y transforma sus ondas en estímulos neuroquímicos.

El profesor José Luis Bardasano, de la Universidad de Alcalá de Henares, es uno de los mayores especialistas en temas relacionados con bioelectromagnetismo. En su ponencia “Electromagnetismo, glándula pineal y salud pública” nos dice que

En el organismo existen dos sistemas de comunicación: el de base química y el de base eléctrica. En el primero (sistema endocrino), las señales de información (mensajes) son las hormonas que se transmiten a través de canales de información: vasos sanguíneos, vasos linfáticos, canal neural, etc. alcanzando los órganos diana o efectores. En el segundo (sistema nervioso) las señales son electromagnéticas y poseen una red de distribución con centros y ”subestaciones” que asienta sobre las células neuronales (neuronas) alcanzando los músculos, corazón, glándulas, etc.. Éstos dos sistemas han evolucionado paralelamente y colaboran mutuamente desde sus orígenes en perfecta armonía cronobiológica (la cronobiología es la ciencia que estudia los ritmos). Los ritmos y ciclos que en estos dos sistemas se suceden están coordinados por la “glándula pineal”.
 

Para el profesor Bardasano, la luz es el temporizador o sincronizador principal de los ciclos vitales, mientras que los campos electromagnéticos constituyen el sincronizador adicional. Los estudios realizados han llevado a concluir que las alteraciones electromagnéticas, al igual que lo hace la luz, interrumpen el proceso de secreción de melatonina. Una exposición continuada y la consiguiente reducción de actividad en la glándula pineal provoca casos habituales de fatiga, estrés, trastornos del humor, trastornos del sueño, rendimiento profesional disminuido, depresión e incluso riesgos de padecer cánceres como el de mama.

Según Bardasano, no sólo hemos de tener cuidado con las alteraciones provocadas por los campos electromagnéticos artificiales (antenas, telefonía, radares, etc.), sino también con las variaciones de los campos magnéticos naturales, como pueden ser las provocadas por fuertes tormentas solares. Así, la glándula pineal sería receptiva no sólo a las ondas emanadas del campo geomagnético, sino a otras tan importantes como la resonancia Schumman, las micropulsaciones de origen cósmico y cualquier campo ELF o de baja frecuencia en general.

Desde un punto de vista espiritual, las doctrinas esotéricas de Oriente se refieren desde hace milenios a la glándula pineal como un tercer ojo capaz de hacer consciente la realidad espiritual del ser humano, el punto de unión entre el mundo físico y las dimensiones superiores del universo. Precisamente por esa situación de introspección que nos proporcionan los estados de duermevela o semivigilia a los que hacíamos referencia, éstos se hacen altamente apropiados para conectarnos con el mundo inconsciente, ya sean nuestros propios recuerdos, la memoria colectiva y quién sabe cuantas posibilidades más que sólo el entrenamiento nos permitiría descubrir.

La segregación de melatonina se reduce drásticamente a partir de los siete años de edad, período en el que también tienen lugar otra serie de cambios en la estructura cerebral. Este hecho ha llevado a muchos a interesarse por la posible vinculación entre tales cambios y las capacidades psíquicas de muchos niños de menor edad, entre ellas la del controvertido fenómeno de los “amigos imaginarios”. Siguiendo con estos asuntos, el profesor Sergio Felipe de Oliveira, neurocientífico de la Universidad de Sao Paulo, lleva años investigando casos de tipo extrasensorial y de clarividencia. Según él, las capacidades mediúmnicas estarían relacionadas con la presencia de mayor o menor cantidad de cristales de hidroxiapatita en la epífisis.

Sea como fuere, parece claro que mediante la disciplina y la práctica contínua, la activación de la glándula pineal se convierte en el camino para acceder a experiencias que nos hacen darle otro sentido a la vida y darnos cuenta de que no todo se mueve bajo las reglas de lo material y lo lógico, sino que hay otros mundos tan reales o más que el que alimentamos contínuamente.

Y si no queremos ir tan lejos, tampoco parece poca recompensa el poder acabar con el estrés diario, evitar problemas cardiovasculares y obtener cierta serenidad para ver las cosas desde una perspectiva más positiva, todo lo cual nos lleva a establecer con los demás relaciones más armónicas y sensibles que mejoran sobremanera nuestra calidad de vida. De cada cual depende el uso que le quiera dar y hasta dónde quiera llegar en el intento.

http://barcelonalternativa.es/la-glandula-pineal-cada-dia-mas-interesante/
 
http://www.expandiendo-consciencia.blogspot.com.es/ 

NUESTRO MIEDO MÁS PROFUNDO





Tal vez uno de los poemas más inspiradores de todos los tiempos es el de la poetisa estadounidense Marianne Williamson, el cual en muchas ocasiones ha sido erróneamente atribuido a Nelson Mandela y su discurso inaugural de 1994. Williamson es nativa de Texas, Estados Unidos, y ha sido una importante activista a favor de los enfermos de HIV y la paz en el planeta. 

Nuestro miedo más profundo

“Nuestro miedo más profundo no es el de ser inapropiados. Nuestro miedo más profundo es el de ser poderosos más allá de toda medida.

Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, lo que nos asusta.
Nos preguntamos: ¿Quién soy yo para ser brillante, precioso, talentoso y fabuloso? Más bien, la pregunta es: ¿Quién eres tú para no serlo? Eres hijo del universo.
No hay nada iluminador en encogerte para que otras personas cerca de ti no se sientan inseguras.

Nacemos para poner de manifiesto la gloria del universo que está dentro de nosotros,como lo hacen los niños. Has nacido para manifestar la gloria divina que existe en nuestro interior.

No está solamente en algunos de nosotros: Está dentro de todos y cada uno.
Y mientras dejamos lucir nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a otras personas para hacer lo mismo. Y al liberarnos de nuestro miedo, nuestra presencia automáticamente libera a los demás.”


http://www.mamanatural.com.mx/2013/11/uno-de-los-poemas-mas-inspiradores-de-todos-los-tiempos-nuestro-miedo-mas-profundo/




 http://www.expandiendo-consciencia.blogspot.com.es/ 







miércoles, 26 de noviembre de 2014

EL PERDÓN Y LA REDENCIÓN





Por Jennifer Hoffman

Durante años he estado escribiendo sobre el perdón y de cómo éste es enérgico y no emocional, de cómo es necesario el perdón para cruzar el puente de 4ª dimensión hacia dimensiones superiores, y de cómo nos permite liberar a nuestros socios kármicos, y los contratos con almas cercanas y ciclos kármicos. Pero todos nos quedamos atascados en alguna parte de ese proceso, ya que comenzamos con intenciones poderosas que se desvanecen cuando nos encontramos cara a cara con nuestros socios kármicos y revivimos el dolor de nuestro karma. A pesar de que entramos en estas situaciones queriendo perdonar y liberar, nuestras emociones se apoderan y queremos la redención, para saber que se arrepienten de sus acciones y están dispuestos a expiar el dolor que nos han causado.  

Queremos confiar en ellos, queremos una nueva verdad acerca de nosotros mismos, la cual pensamos que ellos nos pueden dar, y nos conformamos con una solución de compromiso mientras nuestro perdón adquiere condiciones que nos mantienen en nuestros ciclos kármicos.

No es fácil perdonar a alguien que nos ha herido, y liberar toda la situación sin mirar hacia atrás en lo que podría haber o hubiera sido si ellos hubieran sido diferentes. Dependiendo de qué tan involucrado emocionalmente estamos, o lo mucho que esperamos de esa persona, la línea entre el perdón y la redención se desdibuja pues nos paramos en la posibilidad del perdón y queremos darles una oportunidad más para 'hacerlo bien' o adoptar la superioridad moral, antes de dejarlos ir. Pero estamos haciendo esto para nosotros, no para ellos, porque queremos el reconocimiento de nuestra propia verdad - que merecíamos de ellos algo mejor.

Pero esta vida es como todas las otras vidas, donde nuestros socios kármicos se adhieren a su propósito, para hacer lo que haya que hacerse para crear el espacio energético para nuestra sanación y transformación, conduciéndonos a nuestra liberación del karma a través del perdón. Pero ignoramos este potencial porque nuestro ego herido desea validación, quiere que ellos jueguen bien, sean amables, y muestren consideración por nuestros sentimientos.  

Queremos ser capaces de confiar en ellos y por eso, necesitan redimirse, ser agradables y no hacer lo que sea que hicieron en el pasado. Así creamos oportunidades de redención y hacemos nuestro perdón condicional de si alguien está dispuesto a cambiar.

La necesidad de redención es real y poderosa, basada en nuestra profunda herida y en nuestro deseo de saber que somos dignos de amor, bondad y compasión. No vamos a encontrar esas cosas a través de la redención, pero podemos crear sanación y liberación a través del perdón. La energía polar del perdón es el resentimiento; la energía polar de la redención es la aceptación. Si somos capaces de construir nuestro amor propio y valía hasta el punto en que podemos ser energéticamente "a prueba de balas”, aceptar las acciones de nuestros socios kármicos como su verdad, y dejarnos ir, el amor, la alegría, la paz, la bondad, la compasión, y la validación que buscamos será nuestra, en las nuevas relaciones con nuevos socios libres de karma.

http://enlighteninglife.com, Traducción: Marcela Borean , Difusión: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

https://www.facebook.com/ManantialCaduceo

http://expandiendo-consciencia.blogspot.com.es/2014/04/tu-judas-personal.html




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...