EXPANDIENDO LA CONSCIENCIA


EXPANDIENDO LA CONSCIENCIA

FLUYENDO EN EL SER… TU MENTE NO TE LLEVARÁ JAMÁS A LA VERDAD DE QUIEN ERES, DEJA QUE LA LUZ DE TU CORAZÓN TE MUESTRE AL SER Y REGRESA AL HOGAR, SERÁS LIBRE

viernes, 3 de octubre de 2014

CUENCOS TIBETANOS QUÉ SON, BENEFICIOS DE SU USO, MODALIDADES TERAPÉUTICAS, USO CON REIKI Y OTRAS MODALIDADES DE USO MÁS ALTERNATIVAS



Hace un tiempo hice otra publicación referente a este maravilloso instrumento de terapia vibracional, http://www.expandiendo-consciencia.blogspot.com.es/2014/05/los-cuencos-tibetanos-y-beneficios-de.html y en este nuevo post complemento aquella con otros usos específicos y modalidades terapéuticas. Espero que lo disfrutéis y os ayude a conocer algo más sobre sus beneficios y usos.


Creo que antes de entrar a abordar directamente  qué es un cuenco tibetano y los beneficios que nos puede aportar su sonido, hay que hacer referencia primero a qué es el sonido y cómo se genera. Pues bien, podemos decir que el sonido, es una parte integral de nuestras vidas. Desde antes de nacer el ser humano ya está rodeado de sonido: los latidos cardiacos de la madre, los de su respiración, y una primera experiencia amortiguada del mundo exterior.

Vivimos en un mundo de sonidos. Sonidos que se oyen y otros que no. Sonidos musicales y caóticos. Sonidos familiares y extraños. Sonidos agradables y sonidos inquietantes. Sonidos que destrozan y sonidos que curan.

                 
El sonido se genera como un movimiento vibratorio de partículas y de objetos. Las vibraciones que producen el sonido, representan una energía que se encuentra en toda la naturaleza, no solo en nosotros y en nuestro mundo, sino mucho más allá, en las regiones de los satélites, las estrellas y en todo el Universo.

A escala cósmica, el sonido es una fuerza universal e invisible, capaz de producir cambios profundos a muchos niveles como el físico, emocional y espiritual.

Si tomamos al cuerpo humano vemos que cada célula, tejido, órgano, hueso y la cantidad de líquido que lo conforma, es vibración constante y cuando todo vibra en armonía podemos compararlo musicalmente con una sinfonía. Algo que suena agradable, que está compuesto por estructuras distintas, con tempos distintos, pero que son parte de un todo.
Si el ritmo y la vibración están en armonía, aflora el estado de salud

Pero este estado de armonía no es estático, sino totalmente dinámico e influenciable por el mundo interno como nuestras emociones, pensamientos y externo, que serían las vibraciones del resto de lo que lo rodea.
Cuando nuestro eje interno se desequilibra, se produce un desbalance que si no se reordena puede llegar a desencadenar en una enfermedad.

¿QUÉ PODEMOS HACER CUANDO NUESTRO EJE INTERNO SE DESEQUILIBRA?


Podemos  recurrir a terapias alternativas de sonido, llamadas sonoterapias entre las que se encuentra las terapias con cuencos tibetanos. Está catalogada como una terapia vibracional, igual que la homeopatía o las flores de Bach, ambas reconocidas por la OMS desde aproximadamente el año 1978.
Uno de los fundamentos básicos de las terapias vibratorias es la aceptación holística del ser humano: la parte material, visible o corporal, y aquellas no visibles (sutiles o energéticas) como la emocional, la mental y la espiritual.
Toda terapia basada en el sonido se basa en el principio de resonancia, por el cual una vibración más intensa y armónica contagia a otra más débil, disonante o no saludable.
El principio de resonancia designa la capacidad que tiene la vibración de llegar más allá, a través de las ondas vibratorias y provocar una vibración similar en otro cuerpo. Es decir es la capacidad que tiene una frecuencia de modificar a otra frecuencia. Además el sonido modifica nuestras ondas cerebrales, ayudándonos a entrar en otros niveles de consciencia, donde son posibles los estados de sanación espontánea y estados místicos, haciéndonos más receptivos a la auto-sanación. Además con los cuencos tibetanos cada vez que se produce un sonido aparecen los armónicos, que nos van a realinear en todos los niveles. Tienen efectos altamente beneficiosos sobre nuestro cuerpo y sobre nuestro campo energético y aunque no podamos escuchar frecuencias que están fuera de nuestro campo auditivo, ni podamos producir sonidos o frecuencias que estén fuera de nuestra capacidad, sin embargo mediante los armónicos podemos resonar con ellas.

La terapia del sonido se fundamente en el principio de "resonancia en simpatía o solidaria". El término resonancia se refiere al índice vibratorio de un objeto, y la resonancia solidaria o en simpatía se refiere al hecho de que un objeto vibrante provoca una vibración acompasada en otro; dicho de otro modo, el índice de vibración de un objeto se iguala al índice de vibración de otro objeto. Así es como actúa la cismática, y a esto se debe también el hecho de que algunas cantantes de ópera sean capaces de romper objetos de cristal con sus voces. Cuando estamos enfermos, se debe a que alguna parte de nosotros no está vibrando en armonía consigo misma, con las demás partes o con el entorno. Esta disonancia o enfermedad puede sanarse con sonido e intención‚ y así Al modificar nuestra vibración podemos cambiar nuestra salud recuperando el estado equilibrio interno y externo. También quiero señalar que cada persona es diferente, por lo que el sonido también producirá efectos y sensaciones diferentes según la persona.
Existe un espacio dentro de nosotros que es de equilibrio y armonía perfecta, y los cuencos tibetanos nos van a ayudar a encontrar y recuperar ese equilibrio en el que somos nosotros de verdad, personas en estado de Paz interior.
La Medicina Vibracional es muy utilizada por grandes místicos y sanadores de todo el planeta como complemento terapéutico en si mismos y en sus pacientes, con resultados muy significativos.

Ya centrándonos en  los Cuencos Tibetanos, tengo que decir que su origen es incierto. Según cuenta la historia, fueron los monjes tibetanos que, tras caer un meteorito, hicieron los primeros cuencos con esa aleación “planetaria”. Primero los usaron como recipientes para sus comidas, pero luego descubrieron sus poderosos sonidos y los incluyeron en sus ceremonias.

Se dice también que son más antiguos que el budismo y que habrían llegado por la ruta de la seda desde la China al Tíbet, donde se habrían construidos cuencos gigantes, hace ya más de 3500 años atrás o que fueran un regalo de la religión chamánica Bon, que existía en el Tíbet varios siglos antes de la llegada del budismo. Aunque también está la teoría que una tribu de Mongolia llevaron los cuencos al Tíbet. Por lo que con certeza no se sabe muy bien cuál fue su origen verdadero. Lo que sí se sabe es que tradicionalmente los cuencos tibetanos se utilizaban para la meditación y la sanación en los monasterios.
 


El poder de sus sonidos es descrito como sanadores por la consciencia e intención con que son elaborados. La leyenda, en ese aspecto, dice también que eran forjados en profundos estados meditativos. De ahí nacería su uso en ritos ceremoniales, despertar de la consciencia y posteriormente, en la curación de desequilibrios a nivel físico, mental, emocional y espiritual.

Eran forjados de manera artesanal, con una aleación de 7 metales: plata, oro, mercurio, estaño, plomo, cobre y hierro. Pero del Tíbet queda su nombre, misticismo y forma de manufacturación, ya que la mayoría de los cuencos son fabricados principalmente en Nepal e India. Su sonido tan mágico y particular se debe a esta combinación de metales, donde están las 7 notas musicales que activan, centran y armonizar los centros energéticos o chakras que posee el ser humano, como bien explica Leonardo Apelbaum, que es un terapeuta vibracional y gran compositor de música para meditación y sanación, que además tiene dos cds para Reiki, un cd “sueños delfín” para embarazadas y otro “Luces del Viento” con muy buena crítica en España reconocida en la revista Año Cero y que os animo que escuchéis. Su página web por si queréis visitarla es http://leoapelbaum.wordpress.com/

Los cuencos son frotados, percutidos con las manos o tocados con una baqueta de madera sola o cubierta con un pedazo de cuero, tela o lana. “Las notas que generan son armónicas, sutiles y de naturaleza sanadora, pero no todas son percibidas por el oído humano. Se ha descubierto que equilibran los hemisferios cerebrales, la mente y las emociones, generando estados alfas de concentración relajada y gran receptividad”, agrega. 
Apelbaum afirma que para potenciar el efecto, en algunas terapias se enseña al paciente a conectarse con su sonido personal, basado en su nombre y fecha de nacimiento”.

Los efectos descritos se lograrían por la vibración que emiten, la que actuaría por resonancia en el cuerpo de una persona o ambiente. Es decir, el sonido de los cuencos se dice que tiene la vibración más alta y que cualquier persona, animal o ambiente expuesto a ese sonido, por resonancia, termina después de un rato, vibrando en el nivel más alto que puede alcanzar y sintonizándose con las “energías del cosmos”.

“El sonido es una herramienta poderosa que nos conecta con el sonido del universo y con nuestro propio sonido, que nos permite encontrar nuestro espacio de silencio interno, paz, serenidad y alegría”.
Estar en armonía es poder trabajar los tres niveles de conciencia y evolución en la música. Así el ritmo sería nuestro cuerpo físico, la emoción y el sentimiento sería la melodía  y la conciencia de ser, entre pensar, sentir y actuar sería la armonía.

La sabiduría de los Upanishads, (cada uno de los más de 200 libros sagrados hinduistas escritos en idioma sánscrito entre el siglo VII a. C. y principios del siglo XX d. C.) explican muy bien ,que todo es sonido, todo está en nuestra voz y la música y la magia, están siempre en nosotros. Uno de los Upanishads más antiguos (siglo VIII a.C.),el Chândogya surge en el seno de la escuela de los cantores védicos. La palabra Upanishad podría traducirse del sánscrito por “sentado a los pies de un maestro”. La tradición hindú afirma que éstos textos son “apaurusheya”, “sin hombre”, nosotros diríamos “anónimos”. 




En su inicio dice:

la esencia de todo ente es la tierra, la esencia de la tierra es el agua.

la esencia del agua son las plantas, la esencia de las plantas es el hombre.

la esencia del hombre es la palabra, la esencia de la palabra es el saber 
sagrado.

la esencia del saber sagrado es la voz y el sonido.

la esencia de la voz y el sonido es el aum.


CÓMO ACTÚAN LOS CUENCOS.

La terapia con Cuencos es una terapia vibracional que nos va a ayudar a aquietar la mente, nos reordenan y nos conectan con nuestra música interna. Nos ayudan a liberar bloqueos para recuperar la armonía de nuestra consonancia interna.

Cada Cuenco posee un sonido fundamental, y de éste sonido se desprenden otros tonos, más altos y más bajos, los que guardan una relación, o proporción armónica con el tono fundamental.
 
Las vibraciones armónicas alteran la materia reordenando su estructura molecular, realineando, y equilibrándose, la energía, en todos los niveles. Mediante el empleo regular del sonido combinado con la intención, podemos empezar a vibrar de manera más rápida, a un nivel celular o molecular. Esto recibe el nombre de "subir la frecuencia". Una frecuencia de vibración más elevada crea mayores espacios entre las células, lo que las hace menos densas, evitando que las energías negativas o ajenas se nos adhieran fácilmente y consiguiendo estados más elevados de consciencia y facilitando bienestar y armonía.

El sonido de los Cuencos Tibetanos está en concordancia con la Proporción áurea, están afinados según la escala Pitagórica y su sonido y el de sus armónicos sirven como ya comenté antes para equilibrar los planos físico, mental y emocional.

Sus sonidos son puros, intensos y guardan un misterio particular capaz de transportar, a quien los escucha, a una experiencia difícil de explicar con palabras. Una experiencia para transitar y disfrutar con todo el cuerpo. Actúan despejando la mente, destrabando bloqueos emocionales.

Se utilizan como factores de armonización, encontrando de nuevo nuestro sonido puro, alineándonos con ese sonido original que tenemos y que por distintas razones se desequilibra, ayudándonos en nuestro camino espiritual al tomar un mayor contacto con quienes en verdad somos, expandiendo nuestra consciencia y apoyándonos en nuestro camino hacia nuestra propia divinidad. Actúa también como puente para la meditación gracias a su sonido envolvente y puro.
Se recomienda a personas muy mentales para conectarse con sus sentimientos y a quienes son hipersensibles, para comprender sus procesos personales .

Facilita, a la persona que los vivencia, encontrar un estado de relajación profunda. Poder desprenderse durante ese momento de los problemas cotidianos y con ayuda de ejercicios de respiración y con el sonido de los cuencos, tener la oportunidad de conectarse consigo.

Es comparable a "hacer silencio" en cuanto a que éste sería un silencio de lo cotidiano para escuchar los propios sonidos y sensaciones.
 

"Dejar un espacio para que estos puedan aparecer"


 ¿CUÁLES SERÍAN LOS BENEFICIOS DE ESCUCHAR EL SONIDO DE LOS CUENCOS TIBETANOS?
  • Rápido logro de una relajación profunda
  • Suave masaje y armonización celular
  • Alivio del estrés, la ansiedad y el insomnio
  • Mejora de la concentración.
  • Mejora de la creatividad.
  • Mejora de la visión (física, mental y espiritual).
  • Equilibrio de los hemisferios cerebrales.
  • Restablecimiento del equilibrio del sistema endocrino mediante la vibración de la hipófisis o pituitaria.
  • Fortalecimiento del sistema inmunitario.
  • Alivio de la sinusitis y los dolores de cabeza.
  • Estímulo de la actividad de las ondas alfa o meditación profunda.
  • Aumento de la energía por medio de la estimulación del líquido cefalorraquídeo (posiblemente la forma física de la energía kundalini).
  • Equilibrio y limpieza de los chakras y del aura (y los órganos y glándulas correspondientes).
  • Limpieza del entorno habitacional, muy útil en lugares cargados de energía densa o gran carga emocional o de dolor ( muy útil para terapeutas para limpiar los lugares de trabajo) y también en nuestro hogar cuando queramos que se cree un estado de paz y armonía o después de visitas que no nos agraden o tras discusiones.
·         Conseguimos un mayor acceso a la intuición y a la conciencia superiores.
  • Regula y armoniza los desequilibrios emocionales
  • Mitiga el dolor físico, mental y emocional
  • Enraizamiento planetario y personal
  • Ayuda a eliminar las contracturas
  • Logra una relajación profunda
·         También en ocasiones se aplica a los niños autistas como terapia complementaria al tratamiento médico convencional, ya que el estímulo sonoro interfiere de una manera directa en su cerebro que les facilita y abre nuevos canales de comunicación.
  • También puede ser de gran utilidad en el embarazo, así durante la primera fase del embarazo, puede ayudar a las futuras mamás a relajarse y transmitir Paz y tranquilidad al bebé. Sirve como un poderoso catalizador de emociones, estimulando la frecuencia cardiaca del feto, y a partir del segundo trimestre de embarazo beneficia enormemente el desarrollo del lenguaje, porque se les está enseñando a escuchar. Se potencia el vínculo madre-hijo, su inteligencia y su creatividad. Hay estudios que indican además que el escuchar música en general beneficia enormemente al futuro bebé y hará que este duerma y se alimente mejor,
    nazcan más relajados, con las manos y ojos abiertos, y lloren menos.
    Sus habilidades para la música, el lenguaje y la creatividad, suelen ser superiores y tienen mayor capacidad de aprendizaje y concentración.


¿QUÉ MODALIDADES TERAPÉUTICAS PODEMOS UTILIZAR PARA BENEFICIARNOS DE SU SONIDO?

Lo primero que hay que saber cuando vayamos a tocar un Cuenco es que el cuenco debe estar libre de estar apoyado en nosotros, todo cuenco tiene un punto de resonancia cero, es en el centro

Es mejor sujetar bien el cuenco sobre un cojín porque impide que el sonido de la materia en la que está apoyado se mezcle con los sonidos y vibraciones del cuenco, pero también podemos utilizarlo poniéndolo encima de la palma de nuestra mano abierta. Cuando toquemos solo un cuenco debemos tenerlo lo más cerca posible del cuerpo.

El más básico y que podemos cualquier persona que tenga un Cuenco Tibetano utilizar es el del Baño Sonoro, que consiste en tocarlos frotándolos con los dedos o con la baqueta de madera, sola o cubierta con un pedazo de cuero, tela o lana  (suelen traer ya dos partes en las que una está cubierta) y pasarlo alrededor nuestro o llevándolo hacia la zona del cuerpo en el que sintamos algún tipo de bloqueo hasta que nos sintamos mejor, más relajados y que esa parte del cuerpo queda desbloqueada a nivel energético.
También lo podemos utilizar como si fuera el sonido de una campana, simplemente golpeando con la baqueta el cuenco dándole pequeños golpes y dejar que la vibración llene todos nuestros cuerpos, nuestro áurea, todo nuestro sistema energético y células y también situándolo delante de cada uno de nuestros chacras.




También si lo pasamos alrededor de nuestro cuerpo desde los pies pasando por la cabeza y bajando de nuevo, crearemos un circuito energético que desbloqueará energías que permanezcan estancadas y nos ayudarán a limpiar nuestro campo energético y subir nuestra vibración.

De todos modos, simplemente el hecho de tocar el Cuenco Tibetano del modo que mejor sepamos ya nos beneficiará enormemente. Sólo tenemos que tener en cuenta que en la técnica de fricción hay que coger la baqueta como un gran bolígrafo y apretar bien pasándolo por el borde con fuerza en un ángulo de unos 45 grados  de forma regular, El sonido y la vibración irá subiendo y la mantendremos cuando la sintamos cómoda para nosotros.

Aquí me gustaría señalar que a la hora de comprar nuestro Cuenco Tibetano no nos precipitemos. Es mejor comprarlo para uno mismo y dejarse sentir cuál es el que más resuena con nosotros e incluso si nos dejan tocarlo antes, pues será el que más nos beneficie, pues acabarás sintiendo un vínculo energético especial con él si lo usas con asiduidad. (Igual que ocurre con los péndulos)

Otra modalidad sería la del Masaje Sonoro o masaje vibracional e implica hacer sonar el cuenco muy cerca del cuerpo, o bien apoyarlo sobre este, para que llegue tanto el sonido como la vibración. Esto se realiza por medio de un terapeuta que será quien haga sonar el Cuenco. El paciente se tumba, cierra los ojos, y se concentra exclusivamente en el sonido que produce el terapeuta al tocar los cuencos.  Se coloca alrededor del cuerpo y se va haciendo sonar, luego se va acercando el cuenco o cuencos a los puntos energéticos del cuerpo, a los chackras, y se frotan o se golpean. Todo con suma delicadeza y estudiando la reacción de la persona, se irá llevando el cuenco alrededor de cuerpo y es bueno tocarlo también a ciertas distancias para poder masajear los diferentes campos áuricos. 



Las vibraciones creadas actúan directamente en el organismo, provocando una relajación profunda y la armonización energética de cada célula del cuerpo, desencadenando el proceso de curación y bienestar.

Como sabemos, el día a día muchas veces nos provoca estrés y perdemos la armonía con nosotros mismos, nuestro cuerpo y nuestro entorno y el masaje con “Cuencos Tibetanos” nos será de gran ayuda para relajarnos y conectar con nosotros y nuestra Paz interior, además de terapéutico es también un método extremadamente eficaz de relajación y comunicación con nuestro Yo superior, con nuestra divinidad. Además el sonido nos relaja favoreciendo que nos reencontremos con nuestra creatividad que nos ayudarán a ver soluciones para resolver los problemas de ese día a día que nos provoca ese estrés del que hablábamos, lo cuál nos ayudará enormemente también en todos los ámbitos de nuestra vida.

Para dolores musculares y sobrecargas hay además una forma específica de realizar el masaje vibracional .Para este, una buena nota es SOL ya que pertenece a fuego. Se hecha agua caliente en el cuenco no mucha, se coloca en la zona, si la zona mantiene estabilidad no es necesario meter la mano, en caso de no haber estabilidad habrá que meter una mano para evitar que el cuenco se derrame.
Se coge el palo y por la parte de la piel se da vueltas, si la mano está dentro se va de un lado para otro sino se hace circular.  Si la mano está fuera se coloca en el sacro en caso de ser la espalda , esta mano no hace nada solo para sentir que la vibración se expande, si esta mano no nota nada es que la zona está realmente bloqueada. Después de cada sesión se recomienda no comer, mejor una infusión o algo suave, sopa etc.

Además concretamente el Masaje Sonoro nos va a beneficiar en:

* Mejorar la capacidad para adquirir un estado de relajación profunda.
* Nos va a ayudar a la estabilidad mental y emocional.
* Como comentábamos antes a umentar la creatividad, concentración y capacidad de acción
* Reforzar el sistema inmunológico.
* Armonizar las células del cuerpo.
* Aumentar la auto confianza.
* Controlar los estados de ansiedad, depresión, estrés, insomnio e hiperactividad.
* Equilibrar el cuerpo físico, emocional, mental y espiritual.
* Enraizamiento planetario y personal.
* Ayuda a la evolución espiritual del ser haciendo que se remuevan los antiguos patrones y haciendo florecer los nuevos.
* En algunos casos el individuo tiene comunicación con los registros akashicos e incluso vidas pasadas.

Otra Técnica terapéutica sería la Meditación con Cuencos. Una meditación sencilla con el sonido de los cuencos consiste en hacer sonar el cuenco y dejarnos llevar por ese sonido mágico que transmite. Visualizamos como las ondas del sonido llegan a todas las partes del cuerpo, y prestaremos especial atención de la reacción de nuestro cuerpo con el sonido. Se trata de escuchar nuestro propio sonido, comprobar si está en armonía con el del cuenco. Al principio puede costar, pero con la práctica diaria pronto escucharemos el sonido original y sentiremos como el sonido del cuenco está en equilibrio con el de nuestro cuerpo.
Esto podemos hacerlo a nosotros mismos o a terceras personas




CÓMO PODEMOS BENEFICIARNOS DE LOS CUENCOS CONJUNTAMENTE CON EL REIKI  Y OTROS USOS MÁS ALTERNATIVOS 



La silaba om  es la vibración universal y cada vez  que se toca el cuenco produce el sonido  OM, mientras se puede orar, meditar o recitar  mantras.
Una opción también es, mientras se hace sonar  expresar varias veces en voz alta el problema, o la circunstancia así se armoniza esa situación o esa preocupación. También puedes recitar mantras u oraciones por personas  poniendo el  cuenco sobre una foto  o nombre de la persona.  
Si tienes    grado de reiki puedes  poner los símbolos dentro del cuenco visualizándolos dentro, y haciéndolos en  su parte exterior,  así  añadiremos a la parte vibracional la consciencia de los símbolos reiki  y  su fluir energético.

También   presencialmente  lo puedes poner sobre la zona afectada del paciente  sobre sus chacras  o lo mas cercano a ellos (como se ha dicho anteriormente) hacer los símbolos envolviendo (mover las manos lentamente  como si  realizaras una envoltura energética) el cuenco y la zona del paciente.

Es posible armonizar la casa,   tu trabajo, (citado anteriormente)  igual que hemos aprendido  con  el 2º grado de reiki,  pasea por la habitación el  cuenco  armonizado con los símbolos. Debes tener en cuenta, hacer los símbolos  en el cuenco  cada vez que pases de una estancia a otra.  Así como    antes  de cada tratamiento.  

Puedes armonizar tu mándala de  cristal,  tu altar  si lo tienes con velas o tus tratamientos a distancia tocándolo  lo más cercano que puedas,  o poner a un lado  el cuenco armonizado con los símbolos.
Si sólo tienes el primer nivel de Reiki, puedes armonizar el cuenco dándole, 5 minutos de reiki, cogiendo el cuenco con las dos manos. Así se equilibra el yin y yang. Pedirás después  a los maestros,  guías, quien resuene contigo, que armonicen el cuenco con la energía reiki. El Reiki en el cuenco dura tres días, después hay que armonizarlo de nuevo aplicando reiki.

Se le pueden imprimir pensamientos  de energía,  diciendo por ejemplo: armonizo este cuenco con reiki para la curación, la salud, la armonía,… de tal persona o parte del cuerpo. Hay que tener en cuenta que cuando queremos potenciar algo, empezar  o iniciar  un tratamiento  se  haga en sentido de las agujas del reloj y cuando queremos frenar   parar  aliviar   por ejemplo dolores o  hiperactividad emocional  o sentimental nervios, insomnio,   o calmar ansiedades, es bueno girarlo en  sentido contrario.

En las sesiones del reiki  podemos utilizar los cuencos pasándolos sobre el paciente, al principio del tratamiento y al final y es conveniente armonizar la habitación o la sala de consultas,  o de terapias  al final de todas las sesiones

ADEMÁS HAY OTRAS TERAPIAS COMPLEMENTARIAS CON LAS QUE PODEMOS UTILIZAR EL CUENCO BENEFICIÁNDONOS ENORMEMENTE

CON FLORES DE Bach. Las gotas  de las esencias  que vamos a usar  y hacer la mezcla con el agua  que usaremos, la hacemos dentro del cuenco,  y lo hacemos  sonar. Añadimos una carga  armónica  a  la esencia que usamos.

GEMOTERAPIA  la gemas o minerales que usamos, se pueden introducir dentro del cuenco así  se magnetizan con la vibración om.

ESOTÉRICAMENTE. El cuenco atrae las deidades positivas y ahuyentan las entidades perturbadoras o energías  negativas, descargando   los ambientes y produciendo estados de paz y armonía.  Se dice que en personas   afectadas por agresiones espirituales o psíquicas, es muy bueno  poner   agua  dentro del cuenco  y hacerlo sonar dando 21 vueltas,    con esa agua preparamos unos baños  energéticos, que se pueden poner   a la luz de la luna para que tomen esta energía y  a la del sol (energía yan)

Si dentro del cuenco pones tu amuleto y haces sonar el cuenco, este  tomará  energía y así ser más potente. Es un método eficaz para recargar energéticamente el amuleto.
 
Las velas producen energía vibralateral, podemos sostener una vela con una mano y ponerla dentro del cuenco, sin tocarlo y con la otra mano, hacer  sonar el cuenco, así la vela  se viste de esa energía positiva.


El cuenco se debe limpiar con incienso (humo), agua, jabón suave, y si es posible con agua de algún manantial o rio ponerlo en su cauce. Si hay  nieve, una forma de descargarlo  y recargarlo es enterrarlo  en la nieve   unas 8 horas.
Luego lo dejamos  al sol,  no más de un día,  para no dañarlo. Lo mejor  es ponerlo con agua al sol todo un día.
Y otra forma de recargarlo esotéricamente, es  encenderle 7 velas,    cada una de un color.  Ponemos el cuenco en el centro,  se encienden las velas,  se hace sonar y  dejaremos que las velas se consuman.

Te dejo aquí un link para que puedas acceder a una Meditación Guiada para Armonizar los Chakras con el Sonido de los Cuencos Tibetanos, realizada por mí para el programa de radio del canal del Misterio : http://www.ivoox.com/meditacion-para-canal-del-misterio-angelica-galeano-audios-mp3_rf_3646070_1.html


 
También te puede interesar, mi intervención en el programa de Radio del canal del Misterio, en el que hablo sobre este tema de los Cuencos Tibetanos. Te dejo el link, en el que puedes escuchar sobre ello a partir del minuto 27.55 http://www.ivoox.com/6-canal-del-misterio-el-pueblo-el-sanatorio-audios-mp3_rf_3563322_1.html.

También te puede interesar saber algo más sobre los chakras, por lo que puedes acceder a más información si quieres a este otro post, http://www.expandiendo-consciencia.blogspot.com.es/2015/03/la-aromaterapia-y-su-aplicacion-en-el.html  
También hablé sobre el tema de los chakras en el programa de Radio del Canal del Misterio, al que podrás acceder si te interesa a través del siguiente link: http://expandiendo-consciencia.blogspot.com.es/p/progama-del.html
 
Angélica Galeano.



 

5 comentarios:

  1. Gracias Angèlica, una maravilla de informaciòn, hace tiempo estoy indagando y este es el mejor con diferencia.

    ResponderEliminar
  2. Me gusto la seriedad de tus palabras. Animaste mi deseo de indagar en este tema como terapeuta. Paz y Bien. Santiago

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tus enseñanzas! Me fue muy útil la información sobre la limpieza, ya que no sabía como hacerlo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...