EXPANDIENDO LA CONSCIENCIA


EXPANDIENDO LA CONSCIENCIA

FLUYENDO EN EL SER… TU MENTE NO TE LLEVARÁ JAMÁS A LA VERDAD DE QUIEN ERES, DEJA QUE LA LUZ DE TU CORAZÓN TE MUESTRE AL SER Y REGRESA AL HOGAR, SERÁS LIBRE

martes, 9 de septiembre de 2014

LA FALSA EMPATÍA






La Empatía, nada tiene que ver con el sufrimiento.

Es fácil observar como todos en algún momento de nuestras vidas, nos hemos encontrado ante situaciones de dolor que vivían otras personas más o menos cercanas a nosotros y nos hemos “sentido mal” al ver el sufrimiento de esas personas.

Pues bien yo me pregunto, ¿qué nos hacía sentir mal?

Parece una pregunta sencilla y de fácil respuesta, pero si indagamos conscientemente en nosotros sobre esto e incluso sobre cómo reaccionamos ante la pregunta, cómo salen a la luz posiblemente emociones y cómo reacciona nuestro cuerpo, puede que nos llevemos alguna sorpresa.

La compasión, es una de las más nobles energías que abren nuestro corazón y que nos permiten ver a nuestros semejantes como Uno, como hermanos de una misma Fuente, como seres divinos teniendo una experiencia humana para su evolución, y que esas experiencias o vivencias pueden no ser en ocasiones fluidas y agradables pero sí dignas de ser glorificadas al ser vistas desde una perspectiva mayor y más amplia como una lección del alma para seguir avanzando y traer más luz para la persona en cuestión que está viviendo esa experiencia y para el mundo a ser un reflejo de lo que ocurre dentro nuestro.

Sin embargo a veces, equivocamos la empatía y el ser compasivos con el sufrir el dolor, con vivir y sufrir el camino de otra persona.

Ser empáticos es ponernos en la situación de otro y desde ahí poder comprender su vivencia, su experiencia; ser empáticos no es sufrir lo que otro sufre, no es sentir el dolor que otro sufre ni interpretar desde nuestra mente la experiencia por la que esa persona “tiene que estar pasando” y hacerla propia, como si fuésemos nosotros los que estuviésemos pasando por esa experiencia y aprendizaje y recrear desde nuestra mente el dolor o sufrimiento que debe estar pasando, (también según nuestra mente) esa persona y proyectarla en ella, creando con nuestra mente una película en la que creemos saber qué está pensando, sufriendo y pasando la otra persona siempre desde nuestra experiencia y aprendizajes y además sufrirla y decir “te entiendo”, y luego pensar e incluso decir cosas del tipo “es que soy muy sensible, no lo puedo evitar y sufro lo que tú estás pasando”. Esto además seamos sinceros, nos ha hecho incluso sentir bien en alguna ocasión, piénsalo bien, aunque sea a nivel inconsciente esta película que nos montamos tan dramática aunque sea inconscientemente nos hizo sentir bien. ¡ Normal te has convertido en el guionista y director de una pedazo de película de drama creada por ti!  Jajaja…. No sé si puede empezar a resonar en ti lo absurdo de todo esto.

Pues bien, quien creó esa película, quien habló por ti, sintió, reaccionó y creó sufrimiento no fuiste realmente tú, fue tu Ego. Es muy listo y juega tan bien su papel que incluso te muestra que eres una persona bondadosa y buena por sufrir con el sufrimiento y dolor de otros.

Nos educaron en la creencia de la grandeza del sacrificio y del sufrimiento( de ello ya hablé en otras entradas http://www.expandiendo-consciencia.blogspot.com.es/2014/08/la-manipulacion-de-la-virtuosidad-del.html y http://www.expandiendo-consciencia.blogspot.com.es/2014/08/la-manipulacion-de-la-virtuosidad-del_10.html   de que somos “mejores personas y buenas” si nos sentimos mal cuando otras personas sufren y esto lo manifestamos sufriéndolo también nosotros; aprendimos que debemos estar al lado de esas personas si son cercanas apoyándolas en su dolor sintiéndolo nosotros para ponernos en su lugar, comprenderlas y poder ayudarlas, que debemos estar tristes si son personas de familia o amigos , estar con mala cara e incluso físicamente mostrarnos también nosotros desmejorados, abatidos, incluso vestirnos de manera más formal, si somos mujeres no recurrir apenas ni a arreglarnos ni maquillarnos ( queda genial eso de parecer tener mala cara en la idea programada en nuestra mente del sufrimiento y sacrificio para mostrar que realmente nos preocupa el dolor de otro) para “tener consideración con la otra persona y ponernos en el lugar de esta”,… no sé si estaréis pensando que soy una exagerada pero estoy siendo sincera y poniendo de manifiesto lo que yo he vivido o visto que han vivido otras personas. Además hay que estar continuamente llamando (aunque no apetezca o tengamos nosotros también un mal día) a estas personas para “quedar bien” y ya la máxima expresión de educación en el sufrimiento es que por supuesto no puedes expresar que tú estás bien o te va bien o estás contento o feliz, y si es así debes recurrir a momentos en los que no estuviste bien y recrear el sufrimiento de esa persona y alimentarlo contando tu propio sufrimiento en otros momentos con un falso intento de ayudar, porque realmente nuestro ego lo que está es buscando una oportunidad para lanzarse como un cohete, y buscar esa situación en la que se mezclan la energía del sufrimiento y dolor de esa persona con la tuya para poder vivir y glorificar esa idea de sacrificio que aprendiste y así el propio ego fortalecerse. Busca energías similares en las que poder manifestarse y vivir y que mejor manera que recurrir en estas situaciones a todas las convicciones morales que aprendiste sobre cómo ser empático.

Unirte al sufrimiento de otra persona es una manifestación del ego que te hace creer que eso es empatía para buscar una oportunidad única de manifestarse y vivir.




Pero, esto es de locos, ¿cómo vas o va alguien a salir del sufrimiento con el sufrimiento? ¿Cómo vas a ayudar a alguien a ver una salida a su sufrimiento ofreciéndolo más del que tiene?
Realmente se cae por su propio peso esta idea de la empatía que realmente todos o muchos tenemos o hemos tenido programada en nuestra mente. Si te das cuenta de esto, la liberación que sentirás será inmediata. Te acercas un poco más a la Verdad, a ti mismo o misma, pues con cada mentira que desaprendes puedes llenarte de más luz, esa que es tuya y sólo olvidaste y ahora recuperas y reconoces su valor. Esa que te alimenta, que te llena de vida y felicidad y que te muestra la Verdad de lo que Es y de lo que Eres y no de lo que te programaron para creer.

Realmente uno de nuestros mayores propósitos es ser TODOS felices. Si es uno de los propósitos de todo ser humano en su evolución, llegar a ese estado de conocimiento interior y de la Verdad de quien es y de su conexión con la Fuente creadora, que le lleve a reconocerse a sí mismo como el ser divino y completo que es, que sólo vivió creyendo que la realidad era la ilusión de la dualidad de la que un día Despertó y alcance un estado de Paz interior que sólo el AMOR puede ofrecer,¿ por qué ofrecer sufrimiento y dolor al que ya sufre, por qué engañarle y mentirle con nuestro ego sometiéndolo aún más a la oscuridad y a la dualidad, en vez de llevarle la luz de una consciencia expandida que puede ver todo desde una perspectiva más amplia y ofrecerle esto, que hará no sólo que pueda ver su situación como una oportunidad de aprendizaje sino además llevarle en verdad la Luz y el Amor que tanto necesita y que además puede ser en esos momentos su único salvavidas? ¿A caso crees tener más derecho a ser feliz que él o ella?

Seamos honestos con nosotros y con los demás no nos engañemos ni engañemos,  (aunque esta nueva verdad sobre la empatía pueda no resonar en otros y lo interprete el ego como egoísmo) si queremos ser empáticos y ayudar a otros no ofrezcamos sufrimiento cuando veamos sufrimiento, no ofrezcamos dolor cuando veamos dolor, ¿tan poco valor nos damos a nosotros mismos y al que tenemos en frente que no tenemos nada mejor que ofrecer? ¿tan poca compasión realmente tenemos?



Ofrezcamos Verdad que es Amor, ofrezcamos Vida, Libertad, Luz, ayudémosles a despertar del dolor, no nos convirtamos además en su verdugo, pues esto sólo fortalece nuestro ego y el del que sufre intentando unirse, Seamos Luz, Seamos el Cambio,

¡Seamos en verdad Empáticos!

Angélica G.


2 comentarios:

  1. El Ego es opaco , es lo contrario de la verdadera transparencia del alma , cuando sentimos al otro como propio y no intentamos contagiarnos de su dolor ; porque eso no ayuda a nadie . Puede que los testigos te vean llorar o sufrir , pero tu alma sabe lo que en verdad ocurre cuando lo haces , te haces mas opaco y por lo tanto mas oscuro alejándote de la verdad de la luz que todo lo ilumina lo transforma y lo hace transparente y cristalino . Esforzarse es lo contrario de dejar fluir ; es preferible una sincera mirada de acompañamiento que un llanto junto al que está padeciendo verdadero dolor . JP.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente cierto Julio, no podría decirlo mejor. Muchas gracias por la aportación con tu comentario
      Un Abrazo :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...